Tipos de Cimentación para Naves Industriales

tipos-de-cimentacion-para-naves-industriales
Existen distintos tipos de cimentación para naves industriales, cada uno con sus propias características que la hacen diferente al resto.

Las cimentaciones podrían dividirse esencialmente en tres: cimentaciones superficiales (cimentaciones ciclópeas, losas de cimentación, zapatas aisladas, zapatas corridas, zapatas combinadas), cimentaciones semiprofundas y cimentaciones profundas.

Elegir la cimentación más apropiada para el proyecto en cuestión es de suma importancia, puesto que se trata de la base (literalmente hablando) de la nave industrial, siendo el grupo de elementos que soportan a la superestructura, es decir, la encargada de transferir el peso de la estructura al terreno.

Cuando se planifica la realización de una construcción, han de tomarse en consideración los distintos pesos que vaya a tener que soportar, incluyendo el de la propia estructura, la maquinaria, el mobiliario y los acabados, por mencionar algunos.

Deben contemplarse además varios escenarios de incidencia de carga, como por ejemplo la posibilidad de hundimiento o inclinaciones, e incluso colapsos, así como también las condiciones del clima.

Ahora bien, más qué preguntarse por los tipos de cimentación para naves industriales que son mejores, la interrogante a descubrir sería qué sistema de cimentación es el más adecuado para las naves industriales.

elegir-un-tipo-de-cimentacion-depende-de-factores-como-las-caracteristicas-mecanicasEn ese sentido, siempre que sea posible se sugiere elegir un sistema de zapatas de hormigón armado uniendo todas las zapatas mediante vigas riostras, ayudando con ello a reducir los efectos de los asientos diferenciales para apoyar los cerramientos laterales.

Respecto a cómo se debe llevar a cabo la cimentación de una nave industrial, todas las estructuras previamente fabricadas requieren de una precisión prácticamente milimétrica en la unión de los pilares con la cimentación.

Otro aspecto a tomar en cuenta es que siempre es preferible que los cimientos sean solicitados por cargas centrales, esto porque las excéntricas pudieran ocasionar empujes diferenciales.

Igualmente se debe señalar que es fundamental tratar de que el terreno sobre el cual se apoyarán los cimientos sea lo suficientemente resistente. Si esto no es posible, se deben buscar alternativas.

Adicionalmente a sus funciones principales, otros propósitos con los cuales deben cumplir los cimientos son:

  1. Ajustarse a posibles movimientos del terreno
  2. En caso que las haya, soportar agresiones del agua y su presión, así como del propio terreno
  3. Tener tal resistencia para no romper por cortante
  4. Soportar esfuerzos de flexión producidos por el terreno, para lo que se suelen usar armaduras en su cara interior que se encargan de absorber las tracciones

Elegir un tipo de cimentación depende de factores como las características mecánicas del terreno y su cohesión, así como la magnitud de las cargas existentes y el ángulo de rozamiento interno, entre otros. Lo más recomendable para tomar una decisión acertada, es apoyarse con expertos en el tema.